13 may. 2010

Examen anulado. Razón: elecciones

Hacía yo cola para tomarme un café cuando vi un cartel que destacaba entre los varios metros cuadrados de papel que decoran mi universidad belga, que es de carácter profundamente cartelista. El cartel en cuestión me atrajo por dos razones: una, porque hablaba de las elecciones y dos y  sobre todo, por su aspecto rudimentario, que no pasaba del uso de la Times New Roman, la negrita y el subrayado. Y me puse a leerlo. Un individuo o varios individuos sin firma se quejaban del egoísmo de los políticos del país: han convocado elecciones en pleno periodo de exámenes, el domingo 13 de junio.

Inesperada, lo es, la cita electoral. El gobierno de coalición era un contorsionista innato al reunir múltiples partidos tanto flamencos como valones y cayó hace algo más de uno mes. El viento que lo llevó a la caída libre se llama BHV (Bruselas-Hal-Vilvorde). Es una circunscripción electoral situada, en parte, en territorio flamenco pero que, por incluir poblaciones de la Región de Bruselas Capital, tiene una destacada comunidad francófona, que puede votar a partidos también francófonos y dirigirse a las autoridades en su lengua natal. Es decir, que esta zona con menos de 200.000 habitantes tiene una importante población francófona que, de hecho, está viviendo en un territorio monolingüe flamenco.

Al no encontrar solución al estatus del BHV, un partido flamenco se despidió de la coalición de gobierno, y el primer ministro Leterme dimitió, y el Rey aceptó, y no encontraron curación al virus del Ejecutivo, y las elecciones se avanzaron al 13 de junio. Y eso no gustaba al anónimo del cartel. Culpaba a la clase política de incompetente y se quejaba porque la cita electoral entorpece la preparación de los exámenes, especialmente si a uno le toca mesa electoral.

Algunas asociaciones de estudiantes también se han lamentado. Hablan en nombre de “los que representan el futuro del país” y alegan la delicadeza de su misión: “manifestarse sobre cuestiones cruciales” en un país donde el voto es obligatorio. El runrún estudiantil ha saltado ahora a los medios y el ministro de Enseñanzas Superiores ha hablado.

Jean-Claude Marcourt, que así se llama el ministro, enviará una circular a las universidades y les recomendará que no convoquen exámenes para el día de resaca electoral, el lunes 14 de junio. “Son los centros quienes determinan las fechas de examen, pues corresponde a sus funciones”, matizó el ministro Marcourt a Belga, la agencia de noticias líder del país.


Por el momento, otros estudiantes con cara y nombre recogen las 100.000 firmas que necesita un partido para presentarse a los comicios. Las buscan de forma insistente, salvo si se pronuncias la clave secreta: “Nous n'avons pas la nationalité belge. Desolé.

3 comentarios:

  1. Después de la resaca cervezil, ahora la resaca electoral : pobres estudiantes belgas !

    ResponderEliminar
  2. Efectos de la globalización: estudiantes que buscan cualquier disculpa para no estudiar.

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada es fantástica. Sobre todo, la intervención del Ministro para "recomendar" clemencia el día de la resaca...electoral.Por aquí, esto debería hacerse después de un botellón. Lo de las elecciones, es menos importante, pues se queda uno en la cama y resuelto...Muy buena entrada, sí.

    ResponderEliminar